jueves, 19 de junio de 2014

Los correos de tu banco o AFP podrían no ser tan privados

Una mañana como cualquier otra llegó a mi correo un mensaje de cierta empresa con el típico "spam" sobre la última gran tontería que se les ha ocurrido para sacarte dinero. Abrí el correo y busqué en las letras pequeñas algún link para darme de baja o similar. Para mi sorpresa, cuando lo encontré, noté que la URL a la que dirigía era de un dominio que no pertenecía a la empresa que supuestamente me había enviado el correo. El foco de alerta naranja se encendió inmediatamente y me dispuse a examinar el link y descartar algún intento de phishing (por supuesto, con la mascarilla, los guantes y la bata blanca puestos).